El trabajo da argumentos de fondo que legitiman a los métodos cualitativos como
estrategias privilegiadas para el estudio de lo social, en forma particular en el caso de las historias de vida; uno de los argumentos centrales es que el hombre no es un dato sino un proceso, el cual actúa en forma creativa en su mundo cotidiano, es decir, lo social implica una historicidad. Un segundo argumento es el de la necesaria vinculación entre texto y contexto, en el que este último implica reconocer su sentido evocativo y re-creativo, elementos que implican la posibilidad de la autopercepción del individuo-sujeto de la historia de vida en su vinculación experiencial con el ambiente contextual. La relación entre texto y contexto la realiza el individuo como parte de su proceso vivencial en tanto que agente histórico. Las historias de vida tienen, finalmente, la capacidad de expresar y formular lo vivido cotidiano de las estructuras sociales, formales e informales, de ahí su aporte fun da men tal a la investigación social.
El trabajo reflexiona sobre la relación entre espacio y socialidad, de esta manera el
sentido de lo social en nuestras ciudades contemporáneas devienen del sentido que el espacio otorga en tanto que vivencia. La ciudad se presenta como un rico escenario de sensaciones, situaciones y experiencias, las cuales son el escenario para la socialidad. La ciudad es vista como un espacio sensible, por lo tanto, esencialmente relacional. La vivencia del espacio, con toda su carga de sentido (donde circulan las emociones, los afectos y los símbolos), en lo cotidiano permite comprender fenómenos como la socialidad en sus múltiples formas, la potencia de lo social, así como la generación de zonas sagradas, orgiásticas, así como observar los perfiles de la socialidad en nuestro mundo urbano posmoderno.
En este artículo examinamos como objeto de estudio las ideas epistemológicas que
aborda el filósofo francés Bruno Latour en el libro Politiques de la nature, comment faire entrer les sciences en démocratie, en el cual tomando como estudio de caso la ecología política, el autor propone reunir la actividad científica sobre la naturaleza en el juego normal de la sociedad y la acción política en la integración progresiva de un mundo común. Para nosotros la respuesta epistemológica latouriana es una propedéutica metodológica que abre la posibilidad de traducir otras dimensiones más que las de naturaleza y política. Esta tarea traductora puede inspirarse en el estudio del proceso de hominización, por lo que podríamos iniciar la imaginación de una epistemología de sustento antropológico.
El presente trabajo explora la relación entre los conceptos de lógica de la dominación y potencia social, entre lo instituido y lo instituyente, en el pensamiento de Michel Maffesoli. Una relación que resulta fundamental en la obra de este sociólogo porque le permite establecer un marco de análisis de la vida política de las sociedades modernas. A partir de aquí se expone el diagnóstico maffesoliano de las democracias occidentales contemporáneas, así como su propuesta de organización social que se basa en un pretendido “antimoralismo ético”. Finalmente, desde esta reflexión se exploran los límites y alcances de la sociología que propone Michel Maffesoli.
En este ensayo se presentan los elementos teóricos y metodológicos, epistemológicos, sobresalientes de los trabajos de investigación, tesis de doctorado, realizados en el Centro de Estudios sobre lo Actual y lo Cotidiano (CEAC) de la Universidad de La Sorbona-París V. El núcleo del trabajo destaca la metodología utilizada en el centro, denominada como metodología fractal, la cual se caracteriza por ser un método “débil”: que esté en posibilidad de adaptarse a los cambios sociales y a la complejidad de los fenómenos. Esta estrategia de método evita la linealidad y la secuencia, y prefiere construir a través de módulos organizados, fractales. La postura fenomenológica según la cual la cientificidad de un estudio se encuentra enraizada en su real inscripción en la experiencia en lo cotidiano (o situacionismo metodológico), es otro de los elementos importantísimos presentes en las investigaciones del centro. Finalmente, se concluye que las investigaciones del centro se distinguen por sus acercamientos comprensivos e interpretativos que valoran la dimensión simbólica de la experiencia.
A través de un análisis proveniente del constructivismo genético, se estudiará de qué
manera las políticas educativas estatales aplicadas a las comunidades indígenas de México han influido en la reproducción de la desigualdad social, en la medida en que se observa una socialización diferenciada en el aula y en el seno familiar. El estudio de caso se enfocará a la comunidad otomí del estado de Querétaro.
En este texto se reflexiona sobre el problema del sentido, el cual supone
necesariamente de un sistema, de una organización, pero también de un ser que le otorgue finalidades. Como el ser que da sentido es humano, entonces es la subjetividad la que teje el sentido. El conocer, como acto humano, es el momento de otorgar sentido a todo, pero no hay sentido en sí mismo, hay sentido sólo si hay una relación en tre un nosotros o con ciertos sucesos con el otro. Por ello se dice que el sentido emerge a partir del no-sentido. Por lo que la justificación o fundación del sentido no está más que en nosotros, lo cual permite criticar toda ética de la
promesa y la ética del fundamento (donde los fundamentos son de origen divino, cósmico, biológico), y afrontar, entonces, una ética sin salvación y sin promesa.